– Postboda –

- Elena & Samuel -

La zona boscosa de Los Montes de Anaga, en la isla de Tenerife, fue el lugar elegido por Elena y Samuel, para la sesión de Postboda que realizamos en "Wasabi Estudio, Social Photography".

El Parque de Anaga es un entorno natural y mágico, que, a pocos kilómetros de la ciudad de Santa Cruz de Tenerife, nos transporta a un lugar de ensueño, con un marcado microclima dominado por los Vientos Alisios que transportan la humedad que se acumula en forma de niebla en la cara norte de las formaciones montañosas. Un lugar especial que convierte a esta península de montañas en una isla dentro de la isla, donde abundan las leyendas y las historias de piratas.

Allí pudimos disfrutar de un gran día con numerosas anécdotas, donde no faltó de nada, sol, niebla, frío, calor, senderistas, excursionistas, turistas… ¡un poco de todo!

Esto no impidió que lo pasáramos genial haciendo un reportaje más tranquilo y sosegado después del día de su Boda, una sesión donde pudieron, por fin, relajarse y disfrutar de una dinámica sesión de fotos sin el ajetreo propio de una Boda.

Desde el primer momento nos lo tomamos todo con humor, como siempre, comenzando porque casi no había sitio donde aparcar y eso que pensamos que un domingo de noviembre, con el fresco que hacía, no estaría tan concurrido, pero nada más lejos de la realidad, había mucha gente disfrutando de un paseo, de sus mascotas, del aire libre.

Y así sucedió, pues mientras se vestían, había curiosos a los que les llamaba la atención que apareciera en ese lugar una pareja novios y comenzaron a sonar algunos "Vivan los novios" y "Ehnorabuenas", entre bromas, lo cual siempre nos encanta.

Elena, en ocasiones llevaba un estilo particular, puesto que como hacía un poco de frío le facilitamos una chaqueta para abrigarse que, como no podría ser de otro modo, no encajaba con su vestido de novia, pero bien que le arropaba.

Durante la sesión también nos lo pasamos muy bien en un momento en el que unos cincuenta turistas alemanes pasaron junto a nosotros en el camino hacia un mirador. Muchos de los cuales no pudieron resistirse y Elena y Samuel tuvieron su momento de fama, rodeados de móviles y cámaras compactas en mano, les tomaron algunas imágenes a los recién casados entre palabras de ánimo y deseos de lo mejor.

En resumen, fue una postboda de lo más divertida para todos.

Postboda – Elena & Samuel – Part I